Gracias a lucecitas tan especiales como Carlos podemos tener grandes reflexiones en un nanosegundo, y es que nuestro amado compañero es una estrella en toda regla, más bien diría yo una supernova. Solo tenemos que mirar al cielo para ver las estrellas y claro, casi siempre estamos mirando nuestro propio ombligo, por eso nos perdemos grandes espectáculos luminiscentes. Asi que con tu permiso, y con todo el cariño, paso a relatar esta reflexión que nos hiciste llegar:

"Ayer un alumno me contó una cosa que me hizo pensar y lo quiero compartir con vosotr@s.
Había visto un documental sobre la nanotecnología y los teletransportes, es decir, teletransportar cosas y en un futuro quizá a seres con vida, pero en principio encontraban un inconveniente. Parece que será posible trasladar a las personas de un lado a otro pero no están seguros de que los recuerdos les acompañen. Y yo me pregunto, ¿ de que estarán hechos los pensamientos y los recuerdos? ¿Como nos acompañan? ¿Donde se sustentan? ¿Estarán fabricados del mismo material que el alma?
¿Que pensais?"


Comments (0)