Soy un mar… a veces de dudas y otras de emociones. Todo el tiempo lucho con la intención de mantener este mar embravecido en calma. Pero todo mar, calmo o embravecido, tiene corrientes internas que mueven las aguas. ¿Cuáles son las corrientes que mueven mi vida?

Soy una raíz joven en crecimiento, abriéndose paso entre aguas fanganosas y con la certeza de saber que llegare a ser un hermoso loto florecido algún día.

La hermosa flor de azahar que muere para dar paso al fruto, ¿sabe de su propósito? ¿Muerte o transmutación? ¿Sacrificio por el bien de la unidad? ¿O regocijo?

Eslabón del proceso de la unidad. La unidad aprende a través de mis experiencias, aunque mi impaciencia y mi ego me impidan dejarme guiar por el devenir con total confianza

Comments (2)

On 22 de abril de 2009, 22:54 , Clematide dijo...

Muy bellas palabras para traducir lo que ocurre dentro de ti. Me parece un hermoso trabajo el que estamos haciendo, aunque ello suponga plantearse que hay que morir a ciertas cosas, como la flor de azahar...para dejar paso al fruto.
Un besito preciosa!

 
On 26 de abril de 2009, 21:27 , Carlos dijo...

Me dejas boquiabierto corazón. Me acuerdo de la película "El último Samurai", en el que le decían al protagonista, que para poder ganar con la espada era preciso no pensar, no pensar.
Un abrazo