La mayoria de nosotros no aprendemos lecciones de vida,
hasta que la mano dura del destino nos toca suavemente en el hombro.

Comments (1)

On 4 de diciembre de 2009, 22:20 , Clematide dijo...

Me encanta ese contraste entre la mano dura que toca suavemente...tienes toda la razón.
Te dejo muchos besitos para este super-puente!