Ya os he presentado a Carlos, verdad? Lo que no os he contado es que todas las semanas compartimos un espacio muy especial donde podemos dejar caer las piedras que llevamos en los bolsillos. Es una magnifica forma que ha creado nuestro gran maestro Luis para aligerar la carga y nos sea mas facil transitar por la vida.
En ese espacio tambien se encuentran Maria, Mª Teresa, Alicia, Cristina, Laura, MªAngeles, Susana y Loli.

Mi gran compañera Loli es como la primavera, enciende los rayos de sol que alargan la tarde y va activando a todos los que tenemos la suerte de compartir esta andadura. Y es que Loli me ha empujado, si amigos, sin saberlo ella me ha empujado para que olvide mi miedo escenico de escritora. Y aqui me teneis en un precipicio en el que curiosamente no caigo.... vuelo.

Cuando antes las palabras eran losas sin estilo y faltas de emocion, ahora son besos de buenas noches y preciosos dones que hacen vibrar este corazon que piensa que es quinceañero todavia. Que suerte tiene el corazon que no tiene ojos y siempre piensa que es joven, y que suerte tengo yo que mis amados compañeros me ven con el corazon !!!!!

Gracias por recordarme vivir el ahora. Me resulta tan dificil mantener mi mente aqui que a veces me gustaria ser un niño pequeño y no saber de futuro ni del pasado.
Me alegra mucho que nos animemos mutuamente a compartir nuestras reflexiones, creo que la culpa de todo la tiene Luis, que saca todo afuera para que podamos echarle un vistazo.

Besitos
Lo cierto es que fueron años de arduo y pragmático aprendizaje, con lapsos de desalineamiento en los que estuvo a punto de desistir. Pero al fin triunfó la perseverancia y Raimundo aprendió a ladrar. No a imitar ladridos, como suelen hacer algunos chistosos o que se creen tales, sino verdaderamente a ladrar. ¿Qué lo había impulsado a ese adiestramiento?

Ante sus amigos se auto flagelaba con humor: "La verdad es que ladro por no llorar". Sin embargo, la razón más valedera era su amor casi franciscano hacia sus hermanos perros. Amor es comunicación. ¿Cómo amar entonces sin comunicarse? Para Raimundo representó un día de gloria cuando su ladrido fue por fin comprendido por Leo, su hermano perro, y (algo más extraordinario aún) él comprendió el ladrido de Leo.

A partir de ese día Raimundo y Leo se tendían, por lo general en los atardeceres, bajo la glorieta y dialogaban sobre temas generales. A pesar de su amor por los hermanos perros, Raimundo nunca había imaginado que Leo tuviera una tan sagaz visión del mundo.

Por fin, una tarde se animó a preguntarle, en varios sobrios ladridos: "Dime, Leo, con toda franqueza: ¿qué opinas de mi forma de ladrar?". La respuesta de Leo fue bastante escueta y sincera: "Yo diría que lo haces bastante bien, pero tendrás que mejorar. Cuando ladras, todavía se te nota el acento humano”.



Parece ser que lo que simboliza la rosa para Occidente, lo refleja el loto en Oriente: un emblema del desarrollo psicofísico o la intención de una mente serena y clara acompañada de un corazón lucido.

Leyendo un articulo de Mario Satz donde comparaba el significado de esta hermosa expresión floral del alma en las culturas orientales, decidi empezar a compartir con vosotros este espacio.


En representaciones plásticas hindú como Brama, Krishna o Vishnú reflejan siempre lotos abiertos como prueba de su apertura de conciencia, asi que cuando vemos las imágenes de Buda es normal que lo veamos en la clásica postura padmasana o “de loto”.

No es casualidad que el principal mantra o recitación del budismo tibetano sea “Om Mani Padme Hum” que significa “La joya esta en el Loto”. Los practicantes de yoga describen la postura de meditación y la recitación del mantra como la “lámpara que empuja el fuego hacia la fontanella, la cerrazón de la llave de paso que irriga con más fuerza el flujo sanguíneo hacia arriba".

Llegados a este punto es preciso aclarar que los rizomas del loto, desecados y cocidos, producen un eficaz remedio contra las furias y locuras del deseo, precisamente por constituir un remedio anafrodisíaco, es decir, por eliminar o bien neutralizar los fuegos siempre recurrentes de la libido. En la India una decocción de raíz de loto es un medicina eficaz contra el priapismo y forma parte de los alimentos que se dan a los jóvenes para que se concentren en el estudio en lugar de desvariar por los caminos de Kâma, el dios del amor sensual.

En China han ido aún más lejos en su pasión por el loto y toda la familia de los Nelumbium. Símbolo de pureza sobre el cual se asienta la estatua de Buda (un maestro casto que, recordemos, renunció a toda forma de deseo), el loto o lien es además homófono de lien, aquello que es continuo, que une, que junta. Lo contrario de la dispersión y el abandono disgregante.

Así me di cuenta que estas culturas, desde hace siglos, ya sabían que para alcanzar una mente clara y serena, era necesario practicar diferentes formas de alejar los deseos físicos y terrenales. Algo que yo he tardado bastante más que varios siglos en descubrir…



Llegados a este punto amig@ mio, sea en Egipto o en Japón, en los lagos y las fuentes, en los ríos o remansos de agua en los que crezcan el loto, nos toparemos con reflexiones culturales que lo consideran un símbolo de alto contenido espiritual. No pierdas la oportunidad de hacer tuyas estas reflexiones. Gracias Mario.


Gracias a lucecitas tan especiales como Carlos podemos tener grandes reflexiones en un nanosegundo, y es que nuestro amado compañero es una estrella en toda regla, más bien diría yo una supernova. Solo tenemos que mirar al cielo para ver las estrellas y claro, casi siempre estamos mirando nuestro propio ombligo, por eso nos perdemos grandes espectáculos luminiscentes. Asi que con tu permiso, y con todo el cariño, paso a relatar esta reflexión que nos hiciste llegar:

"Ayer un alumno me contó una cosa que me hizo pensar y lo quiero compartir con vosotr@s.
Había visto un documental sobre la nanotecnología y los teletransportes, es decir, teletransportar cosas y en un futuro quizá a seres con vida, pero en principio encontraban un inconveniente. Parece que será posible trasladar a las personas de un lado a otro pero no están seguros de que los recuerdos les acompañen. Y yo me pregunto, ¿ de que estarán hechos los pensamientos y los recuerdos? ¿Como nos acompañan? ¿Donde se sustentan? ¿Estarán fabricados del mismo material que el alma?
¿Que pensais?"


En un mundo dominado por las prisas, las cuentas y los finales de mes, cada día la mujer se masculiniza. Somos agresivas en nuestros trabajos, no mostramos nuestros sentimientos porque sería debilidad, y nos dicen que todo lo innato a la mujer es flaqueza o inestabilidad emocional.

Aquí reclamo un espacio para la emoción, la intuición, la sabiduría ancestral que ha sido trasmitida a través de todas nosotras y que tenemos olvidada en un rinconcito de no sabemos donde.

Si eres hombre o mujer da igual, sitúate alrededor del fuego y recordemos como llegar de nuevo a nuestra esencia. Entierra tus pies en la tierra y alza tus brazos como ramas que buscan el calor y la luz en el cielo. Déjate llevar. El instinto escucha a Natura.