En un momento como el que estamos viviendo, tan historico, es casi obligatorio actualizar y hacer cambios, para ir profundizando cada vez mas en cúal es nuestra esencia.

Son la toma de decisiones, la inestabilidad, el movimiento, el miedo, el peligro.... lo unico que nos garantiza el crecer y el hacernos responsables de nuestra existencia.

Y llega un momento en que aparece mi eterno Cerato, diciendome que no es el momento de decidir nada porque no estoy preparada.

O mi ancestral Gentian que hace que me pare en seco porque lo que ocurre no es tal y como estaba planeado por mi.


Y entonces me entra el vertigo y aparece Sclerantus.... que mira las opciones viendo perdidas en vez de ganancias. E  intento abandonar la mente dividida para volverme a la unidad y sentirme centrada... porque tal como soy desde aquí, no puedo decir que soy.

Me quedo mirando y mirando, y mi mente se agota.... y ya no quiero intentarlo mas. Cuando llego a Gorse estoy agotada.

Y recibo una llamada, un mensaje, un email.... de esos compañeros del alma que tanto me quieren  y que tienen el cielo ganado conmigo... y me dicen que siga adelante. Que las piezas del puzle iran encajando a su debido tiempo, que no sea tan severa conmigo, y que todo tiene su motivo.... y sin avisar, llega Hornbeam, y consigo caminar sin entender muy bien a donde voy.

Hasta que tan solo me queda  fluir y dejarme llevar, atenta a las señales en esta danza de la realidad que me indiquen si sigo perdida o he encontrado mi sitio. Wild Oat.

Comments (0)